Qué pasa si miramos

El conflicto de olvidar a la vida no es tan problemático. Hay recuerdo de vida en el olvido y para olvidar hay que estar vivo. Lo difícil es memorizar cómo regresar: a la raíz, a casa, al umbilical. Para hacerlo hay que volver, cual oda de reloj al revés, a donde todo inicia, el encuentro de loto y miembro, cuando éramos solo polvo, nube y beso.

Vida también es aquello que queda al desmaterializar el camino, con sus transmutaciones sin adornos, una invitación de vuelta a la tierra, un puntito de luz perfecto, densidad impenetrable. Vida es pretender que sabemos lo que pasa y cómo lidiarlo -cuando no tenemos ni puta idea-.

background-booth-business-917380

Aquí todos venimos medio embarrados de magia. Dentro ideamos cuerpos y concebimos ideas color maravilla. Pero como la trampa existe, nadie nos anuncia que, a veces, la vida también es olvido. Al enterarnos, se nos desmoronan los conceptos. Es como si nuestro lugar favorito ahora estuviese pintado de gris oscuro y con olor a felino mojado, todo el tiempo. Es una mierda cuando lo conocido se nos escapa de las manos. La buena nueva es que hay una carretera para conectar con aquellos que aunque están, se fueron, y son los ojos. Puñeta, entonces vamos a mirarnos. 

De esta manera, mirándonos, siempre que hayamos vivido, el conflicto de olvidar a la vida no suena tan problemático.

*Dedicado a los familiares, amigos y cualquiera que haya sido tocado de cerca por el Alzheimer o el olvido.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s