Un botón

Un botón de nácar pasado de moda cayó de tu camisa al suelo y lo recogí.

No llamé a tu nombre porque de ti
solo conocía tu andar de reloj en pausa.

“Esto es tuyo”, dije. Abriste la mano, dejé el botón en tu palma.

Pedí a mi suerte de vacas flacas que hablaras.

Me sonreíste. Extendiste tu otra mano. Estaba vacía y la llené con la mía.

Ya de eso ha pasado un tiempo… Tu camisa sigue rota, el resto no importa.

Dedicado a quien quiso que escribiese sobre los encuentros.

One thought on “Un botón

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s