Perseguida

La noche tiene su propia voz y forma de llamar. Pronuncia mi nombre, no hay dulzura en su tono. Me le escapo convirtiéndome en mañana cálida, pero regresa sin fallar todos los días. ¿Qué quiere de mí la noche oscura? No existe nada que ella no tenga. ¿Por qué me busca?

Eso último también se lo pregunto al silencio. De vez en cuando me rescata de la noche, pero tiene precio. El silencio quiere que le recite toda mi poesía, yo lo engaño con una mala rima para que me deje en paz.

Dedicado a quien me pidió que escribiese sobre los momentos de persecución.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s