Existe un interruptor

Las veces que he sentido mi mundo venirse abajo han sido muchas. No recuerdo cómo exactamente salí de cada hoyo, pero sí el enorme agradecimiento de estar fuera; como una profunda sensación de vacío que se llena al experimentar ese “primer día” en que por fin te levantas sin llorar.

Para mejorar holísticamente la salud, se recomienda salir a pasear, compartir con amigos y familia, hacer actividades nuevas como viajar y asistir a clases de zumba o yoga.

Dicho esto, reconozco a todos los que estaban dando su máximo para salir del hoyo y de un día para otro búm, el mundo contrajo pandemia y se apagó. Quiero que sepan que existe un interruptor para encender la luz y no están solos, aunque así se sienta.

Cuando tu salud mental es óptima resulta más probable conseguir la voluntad para leer, ser creativo y cocinar, por ejemplo. En cambio, para una persona deprimida estar encerrada, en aislamiento, no solo es realmente doloroso sino peligroso.

En un acto que busca hacer comunidad, hoy dedico tiempo para escribir ideas que ayudan a atrapar el sentido de la vida cuando las ganas de estar aquí se nos resbalan:

1. Haz algo que te haga feliz, diariamente. Comprométete contigo a experimentar satisfacción aunque sea una vez al día. Puede ser un detalle minúsculo, como comprar el mejor bolígrafo del mundo (lo hice hace unos días) o cocinar con ajo natural (también lo hice).

2. Crea el prototipo de un proyecto personal, y mejóralo día a día. Si te gusta pensar y solucionar problemas, proponte crear un espacio seguro en donde seas tú mismo la voz líder del proyecto. Diariamente, trata de mejorar lo que hiciste ayer. Al final de la cuarentena te vas a sorprender (ojalá que te sorprendas por lo maravilloso que quedó tu proyecto pero, en el peor de los casos, ya sabes cómo no llevarlo a cabo, jajaja).

3. Estírate y medita. Cuando la mente está triste, el cuerpo se “contrae”, como si estuvieras en una eterna posición fetal. Estírate, aunque sea 10 minutos. Es un pequeño gran gesto de amor propio.

4. No olvides comer. ¿Cuando viste el reloj eran las 7:30 p.m. y el hambre no pica? ¿Te envolviste y ya es tan tarde que mejor mañana “bregas con cocinar”? NO. Levántate. Ve y come. Toma agua. Hoy.

5. Haz una llamada, pero no a cualquiera. No todas las personas que forman parte de tu vida merecen ese espacio. Para esta llamada diaria, selecciona únicamente a gente que tenga efectos positivos en ti.

6. Comparte lo que sientes. No ignores lo que te persigue. Hay pensamientos que acechan, y si no los enfrentas, se te quedan con el canto. Escribe lo que te preocupe, y también agradece lo bonito.

7. Compra velas, adopta plantas. La vida es más brillante cuando tu casa huele rico. Las plantas ayudan a recordar lo gratificante que es adquirir responsabilidad.

8. Enfréntate a “esa” tarea. Sé que tienes que lavar ropa, fregar la trastera o hacer tu cama, pero cada vez que piensas hacerlo, tu mente rechaza la idea. Te entiendo. Tengo un truco para esto. Cuentas hasta tres: 1, 2, 3, y sales corriendo a hacerlo. ¡No lo pienses! Hazlo. Cuando termines, te sentirás feliz contigo mismo.

Yo Hago Lo Que Me Da La Gana

No confundamos tono con voz. Tono es la manera en que se dicen las cosas. Con el tono adecuado, teóricamente está aceptado decir casi lo que sea (uff, peligro. Mucha gente se ampara en esto para decir todo cuanto les pasa por la mente).

Voz es tu posibilidad de opinar. El discurso democrático de que cada cual opine sobre absolutamente todo suena fantástico. En la práctica, debido al inoportuno uso de los tonos, las voces tienden con frecuencia a lastimar. De aquí que lo considerado diverso se sienta -y sea- abruptamente excluido, violentado desde el primer instante en que alguien abre la boca. La diversidad es una magia incomprendida. Por eso, hay gente que dedica su vida a hacer inteligible esa magia.

Ej: YHLQMDLG es un disco con voz que proviene desde las profundidades de lo diverso, con tono de desmadre colectivo. Y está bien. Está bien el desmadre, especialmente cuando surge desde la fuerza pura del descontento para crear movimiento. Desde el activismo creativo es que hay que combatir y resistir.

Que viva el Reggaeton. 

giphy

*(Nota: Alguien que le diga al COVID19 que NADIE LO INVITÓ al desmadre, pero si eso quiere, vamos a perrearle hasta que se pare y se largue ).

 

 

Dedicado a quien sugirió que escribiese sobre [La magia de la diversidad]. 

 

 

 

El CHAT DE CUARENTENA 

Este es mi segundo día encerrada entre cuatro paredes, por lo menos es dentro del apartamento más lindo que he rentado hasta este momento de mi vida. Me crié en una casa terrera y siempre quise accesibilidad a un balcón, en un piso alto. Actualmente vivo en el piso nueve de un condominio que considero hogar.

Les cuento que el condominio tiene un chat de whatsapp que facilita la comunicación entre los residentes. Mi día empezó con un mensaje que escribí a ese chat, avalando la idea que tuvo una residente amiga de limpiar de manera especial las áreas comunes como lobbies y ascensores. Me pareció excelente, por supuesto que sí. Vamos a limpiar.

Sin embargo la gente, cuando tiene las ideas mohosas por desuso, necesita tiempo para la digestión de temas que corrompen sus rutinas colectivas. Esto de una pandemia nos tiene a todos entre lentos e incrédulos.

Generalmente me encanta pensar que mi cabeza es ágil, y sufre inconveniencias cuando se trata de pausar. Si hay que limpiar, tírame el Clorox, actívame  una salsita de fondo, me pongo la careta que tengo guardada en una bolsa ziplock, los guantes y búm, te limpio el edificio. Calculo me tardaré aproximandamente 27 canciones.  Dale, vamos a hacerlo.

-Zzzz- Vibra mi celular. Alguien escribió en el chat del condominio: “debemos hacer solo lo que nos indica el gobierno, no limpiar de más, puede ser peligroso y aquí viven asmáticos”.

Con la poca vida que me quedó luego de leer el mensaje, me recordé a mí misma: “la gente necesita tiempo, algunos ya se lavan las manos, falta la mente, la mente, la mente, la mente. Marimar, ten paciencia”.

 

*Posdata:

descarga

Entrada de blog dedicada a los que comentaron:

  1. Quiero Saber cómo vives tu cuarentena
  2. Tips sobre cómo lidiar con el día a día 

 

Marimar Sotelo